¿No echábais de menos un buen ataque de pánico estilo Mateo?

¿Por dónde íbamos? Lo que empezó siendo un retrasillo por causas laborales, se ha acabado conviertiendo en un hiato de casi mes y medio sin tiras nuevas de Rey Palomo. La pura verdad es que no he tenido tiempo material para sentarme a dibujar nuevas tiras, así que les agradezco enormemente a Antonio, Cristina, Juan Sebastián, Mario y Carlos -autores de Nico & Co., Libre deMente, Irregular Elis y El artista y la musa- que me hayan ayudado a no dejaros completamente tirados durante esta crisis.

Pero la mala racha -o buena, oye, que el trabajo es salud- ya ha pasado y Rey Palomo vuelve a su ritmo habitual de publicación, esperemos que por mucho tiempo. Quedaos conmigo que la aventura sigue su curso. ¡Vamos al lío!

Si queréis volver atrás unas cuantas tiras, igual os vendrá bien para situaros. Es mediodía, anoche Mateo tuvo un casi-encuentro con la Limanda mientras volvía de la azotea que acabó de forma traumática cuando entró en el apartamento del que el blanquinegro ser acababa de salir. Después Mateo se encontró con Sammy, que andaba “zombificada” por los pasillos. En la última tira (recordad que las tiras invitadas no son del canon), Sammy seguía dormida a las tantas de la mañana sobre la mesa de la cocina. Mateo, por su parte, parece recuperado y le falta tiempo para empezar a malmeter…

Señores, Rey Palomo HA VUELTO.

Y facebook nunca se fue.